Benet M. Marcos

Archive for 27 marzo 2011|Monthly archive page

El arte de priorizar. La importancia de organizar la vida para ser feliz

In Felizidad, Personal on marzo 27, 2011 at 8:30 am

Hace un par de años, más o menos, y gracias a diversos sucesos (entre ellos la lectura de El monje que vendió su ferrari, que sigo teniendo como libro de cabecera), comprendí la importancia de priorizar. Lo que hasta entonces había sido trabajar, trabajar y trabajar -y muchas veces sin el sentido que debía tener el trabajo que desempeñaba-, comenzó a difuminarse para dejar paso a un espacio más acorde con mi forma de entender la vida. Era verano. Me propuse levantarme pronto, antes de que saliera el sol, para meditar. Meditaba frente al mar, justo cuando acababan de limpiar la playa. Ese tiempo se fue convirtiendo en mi espacio diario, un espacio personal e intransferible. Y fui descubriendo el arte de priorizar.

Varios factores me hicieron reflexionar sobre la importancia de dar prioridad a lo que valía la pena en la vida para cumplir mejor con ello e incluso con lo que no tenía tanto valor pero que también llenaba mi día a día por necesidad. Y fue cuando entendí que podía organizar mi vida en torno a 3 factores clave, tres prioridades -en el orden que indico- que reconvertían el calendario estresante que solía marcarme para dejar paso a una organización vital:

  1. La familia. Es la base del orden. La vida sin amor no es vida, y en el seno de la familia es donde el amor nace, se hace y permanece. Es un engaño dejar de lado a la familia pensando que estamos ocupados y que no tenemos tiempo. Sí hay tiempo, pues el tiempo depende de nuestras decisiones, en gran medida -un día hablaremos de ello-. Sólo es necesario pensar en cómo organizarlo. Mantener una familia fuerte es lo que da sentido a las otras dos prioridades.
  2. Un tiempo para mí. Generalmente por las mañanas, a las 5.45 h. Me arreglo y, con frescura, me siento a leer, a meditar, a pensar, a hacer un poco de ejercicio, pero siempre intentando que los problemas diarios no aparezcan. A veces no es fácil, aunque con la práctica se consigue. En ese tiempo organizo mentalmente la jornada y reflexiono sobre las decisiones que estoy tomando. Es clave para seguir tomando decisiones acertadas. Lo que a mí más me ayuda a borrar preocupaciones inútiles es el yoga. Hace poco descubrí una web impresionante: My Yoga Online. Si entendéis el inglés, os la recomiendo encarecidamente. Por 10 $ al mes accedéis a vídeos en alta calidad con ejercicios de yoga muy bien explicados. Podéis seleccionar la extensión del vídeo, el nivel, el profesor, estilos de yoga… y podéis acceder también a la comunidad de usuarios. Otra que parece recomendable, aunque no la he utilizado, es YogaGlo; es algo más cara (18 $ al mes) pero tiene unos 800 vídeos, las clases no se graban sólo con un profesor y trabajan muy bien la comunicación en Facebook.
  3. El trabajo. Cuando las dos prioridades anteriores se cumplen, entonces la tercera se lleva a cabo con mayor solvencia, y puesto que se le debe dedicar menos tiempo porque no es prioritaria, se rinde más. Las dos primeras prioridades son las que verdaderamente vertebran el horario.

Cada uno puede establecer sus prioridades en función de sus necesidades o de su situación. Evidentemente podría haber priorizado muchos más elementos, como los amigos (a los que dejé de lado en este orden de cosas pero que en realidad se encuentran en un lugar privilegiado entre el segundo y el tercer escalón), los hobbies, los viajes culturales… pero trabajar con 3 grandes categorías e incluir y organizar dentro de ellas las subcategorías que consideremos oportunas, permite alcanzar el equilibrio entre lo importante y lo aparentemente urgente. Y en ese equilibrio y aceptación de lo prioritario es donde se empieza a percibir una forma muy sana y diaria de felicidad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: